no está satisfecha

imponente nevado de la cordillera blanca

LA NOTABLE SIERRA ANCASHINA

Pese a sus increíbles riquezas naturales, la sierra Ancashina, aún enfrenta una dolorosa marginación, por la ignorancia y corrupción de las autoridades nacionales y locales, y hasta las especies marinas que abundan en las costas chimbotanas, casmeñas y huarmeyanas, están ausentes de la alimentación popular.

Juan Rebaza Carpio

Publicado: 2017-10-12


Las esporádicas ventas del Jurel, la limitada pesca de truchas, en ríos como el Mosna (San Marcos) y Yanayacu (Catac), y la total ausencia de la Anchoveta, limitan la diversidad alimentaría de los ancashinos andinos. Con una ganadería que hasta debería fortalecerse con la harina de pescado, y el guano de islas, que potenciaría la agricultura, a lo cual se agrega la sapiencia de sus hombres, podemos concluir que el nulo crecimiento de la sierra Ancashina, tiene evidentes responsables.

Un informe titulado "Historia Cultural y Económica de Ancash", del destacado historiador e investigador Fernando Bazán, nos sirve como guía para interiorizarnos en cada una de sus provincias, considerando que Ocros y Aija, son tal vez las más abandonadas por las autoridades regionales y locales. Sorprendente la situación de Huari, considerada como una de las provincias, con mayores recursos económicos, pero que mantiene en calamitoso estado sus carreteras, y hasta sus sistemas de comunicación resultan deficientes, contribuyendo a su injusta postergación.

Pomabamba, Bolognesi, Corongo, Mariscal Luzurriaga, etc., como la casi totalidad de las provincias, han desarrollado cultivos agrícolas, pero que requieren una complementación técnica, como la construcción de represas, canalizaciones, etc., y miles de sus espejos naturales posibilitarían también el crecimiento de la acuicultura.

La sierra Ancashina guarda la tradición de los balcones coloniales, y sus costumbres de vida desde siglos pasados, a la cual se han plegado colonias extranjeras, como la italiana en el Callejón de Conchucos; mantiene su preferencia por el pescado seco-salado, y hasta la dañina costumbre, por necesidad, de utilizar la leña como combustible. La desigualdad del desarrollo, se evidencia ante Huaraz, Carhuaz, Caraz, Yungay, las cuales sin ser ciudades modernas, evidencian cierto avance económico.

Ante la ineficiencia educativa, la carencia de hospitales, de agua potable, y del desaprovechamiento de las aguas que circulan en sus caudalosos ríos, la sierra Ancashina podría afrontar en un mediano futuro, la dramática carencia del elemental líquido.

Denominado por Antonio Raimondi como el "Pequeño Perú", Ancash tiene insuperables recursos naturales, diversidad de climas, la sabiduría de sus gentes, a las cuales la mayoría de peruanos, y especialmente sus deficientes e inmorales autoridades, no han aprendido ni apelado, para su desarrollo y engrandecimiento, como antiguas civilizaciones peruanas lo hicieron.


Escrito por


Publicado en